Sep 29 2014 10:12 1 note

Sep 29 2014 9:51 0 notes

Sep 26 2014 13:13 4 notes

Sep 26 2014 13:05 2 notes

Dos personas a las que quiero un madral

Sep 26 2014 13:00 1 note

Un post acerca de un imbécil al que no aguanto

Sep 26 2014 12:41 5 notes

Un pequeño cómic de reflexión acerca de lo que siento cuando mi tema favorito le acaece a mi desdichada existencia

Sep 14 2014 14:28 3 notes

Llevo casi dos horas afuera

Sep 13 2014 21:54 3 notes

"¿Por qué no más traes puesto un paliacate?"

Sep 13 2014 21:48 1 note

"Ay, me asustaste, cabrón"

Sep 5 2014 22:06 1 note

Sep 5 2014 21:55 1 note

Está perdido

Sep 5 2014 21:48 1 note

Hallo, wie geht es ihnen, schöne Mädchen?

Sep 3 2014 22:36 2 notes

19 de Julio de 2014

"Adivinanza con respuesta en margen de página"

No debería de ser así, pero es, y me inquieta, me distrae, me aleja de mis pies, me hace olvidar mis pasos de tal forma que si necesito regresar al abrumarme la oscuridad, ella hace que olvide que anduve algún sendero.

No debería de ser así, pero es, me llama cuando se nubla unos segundos, cuando todos en el salón guardan silencio y el murmullo del grafito de los lápices resbalándose veloces sobre el papel es lo único que me mantiene apenas consciente de dónde estoy.

Me llama ensordecedoramente, me entorpece si no la atiendo; no por que sea caprichosa (aunque lo es), si no por que nos necesitamos violentamente: sin ella yo no tengo sentido, sin mí ella no puede existir.

Se vuelca en mi piel tan desesperadamente como yo la vacío sobre mí, la necesito porque ella me rodea, me impulsa, es la única que me apasiona, la única que logra hacerme sonreír incluso ahogada en el vacío que me observa diariamente.

Ella es la corriente marítima, es la aurora boreal, el olor de mi hogar al volver luego de un largo tiempo. Ella es tu mano en mi rodilla, tu risa sonora, tu cabeza en mi hombro, nuestros pies en la arena fría, una canción susurrada a raz de piel, un disco viejo, una foto reencontrada, un lugar como en el que descubrí que estar solo no era tan malo.

Ella es mi nariz tostada por el sol, la sal que pega los mechones de mi cabello, mis dedos llenos de lodo, el agua que no sale de mi oído, el vapor del café recién hecho, las cajas de té vacías adornando tus repisas, la música de fondo de nuestras conversaciones sin ton ni son.

No debería de ser así, tan abrasiva, tan dolorosa a veces, tan adictiva, tan demandante. Pero es así, y vivimos yendo de la mano, vagando con entusiasmo por todas las ramas, deteniéndonos frente a cada fila de hormigas y ayudando a subir a los árboles a todos los caracoles. En el momento menos indicado me quiere comer a besos, me quiere evaporar al lugar del que ella vuelve cada mañana cuando yo despierto.

Debería de ser hermosa, reconfortante y cómoda; pero se niega rotundamente. Ella quiere ver mi sangre y yo no encuentro más digno tributo a su perfección. Deberíamos amarnos la una a la otra, pero entregándonos a mordidas, arañazos, cachetadas y golpes nos satisfacemos; por que cuando al final nos tendemos en el piso a ver lo que hemos hecho, el sentimiento de libertad y entereza nos cubre, aunque sea por unos minutos.

No hay sentimiento que se le compare, no hay sentimiento mejor que pueda encontrar en nadie más que en ella. Somos solas ella y yo contra el mundo todos los días, somos solas ella y yo intentando cambiar a gotas de agua perdidas en el océano al planeta. Somos solas ella y yo persiguiendo un rastro de peces dorados, canicas rotas y pedacitos de vidrio de mar.

(A mi inspiración)

Sep 3 2014 22:07 0 notes

Sep 3 2014 20:46 3 notes